domingo, 9 de febrero de 2014

Último viaje a Las Vegas (Last Vegas) - Crítica


Viejitos piolas

Últimamente al gran De Niro se lo ve en este tipo de papeles triviales, autoparódicos. En Last Vegas se le suman Michael Douglas, Morgan Freeman y Kevin Kline. Cuatro vejetes inmiscuidos en una comedia menor, de tono simpático y sin mayores atractivos que la mera presencia de sus protagonistas.
La historia, trillada, parte de una anécdota de nuestros intérpretes principales cuando niños. La placa nos enseña que, 58 años más tarde, algo los volverá a reunir: Michael Douglas anuncia su casamiento con una mujer a la que prácticamente dobla en edad, organizando qué mejor celebración que una despedida de soltero en Las Vegas.


Si se la analiza como un producto que invita al puro entretenimiento, la película es pasable, agradable y pasajera; tampoco posee una dinámica o desenfreno importante en sus escenas como para enlazar con fuerza al espectador. Si se la observa como comedia (género en que se encuadra), Last Vegas tiene sus pros y contras: no se trata de una cinta de carcajadas aunque alterne entre buenos y muy buenos gags; por otro lado, esos tintes humorísticos de a ratos pecan de previsibilidad, de inofensivos y de ampliamente conocidos.
Curiosamente, los momentos más divertidos quedan a cargo de Kevin Kline, concibiendo al personaje con mejores salidas y pases a la humorada. Robert De Niro no necesita esforzarse demasiado y le basta con sus clásicos ceños fruncidos y alguna que otra mueca que destile disgusto hacia una determinada situación. A Douglas le toca el rol más canchero de los cuatro, mientras que Morgan Freeman se percibe sobrio dentro de sus pasajes jocosos.
No hay nada que nunca se haya visto en el desarrollo argumental de la proyección, de hecho Jon Turteltaub le añade unas pizcas de drama y romance que desvían un poco la atención hacia una ladera que roza lo cursi. Factiblemente a la narración le falte el mismo vigor que al estado físico de las figuras, en un film que refleja burlonamente los achaques de la vejez y resalta la lealtad y los códigos de la amistad.

LO MEJOR: lejos de sus papeles recordables, pero los cuatro protagonistas. Algunos que otros momentos graciosos.
LO PEOR: no innova. Le falta fuerza, los gags son mayoritariamente tibios. Predecible.

PUNTAJE: 6,1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada