domingo, 7 de julio de 2013

Pain & Gain (Dolor y gloria) - Crítica


Los reyes de las pesas

Michael Bay (Transformers, Pearl Harbor, Armageddon, entre otras) deja de lado un poco las explosiones y las onerosas escenas a las que nos supo acostumbrar para enseñarnos un costado más crudo y casi bizarro de los acontecimientos en este thriller devenido en comedia negra titulado Pain & Gain.
Con la muy buena actuación de Mark Wahlberg y el carismático acompañamiento de Dwayne “The Rock” Johnson y Anthony Mackie, el film comienza dinámicamente intercalando de a ratos el relato en off del líder de esta suerte de pandilla de fisicoculturistas, un grupo cansado de su rutina diaria de moldear sus cuerpos. Invadidos por un vacío y estancamiento económico importante, este trío casi descerebrado decide emprender un plan arriesgado que los lance a la fortuna y a la buena vida o, en otras palabras, a lo que se denomina como “sueño americano”. Para ello, idean el secuestro de un millonario mitad judío, mitad colombiano, pero sus ingenuos y poco ortodoxos modos de llevar a cabo el proyecto terminan sumergiéndolos en una inacabable cadena de problemas.
Más allá de algunos buenos recursos técnicos en ciertos pasajes y de una musicalización bien seleccionada para reforzar y hacer más amena la cinta, la filmación quizás no sea lo mejor de esta narración por no destacarse en cuanto a planos bien encuadrados o novedosos. Bay nos adentra en una historia que transita irregularmente en cuanto a inferirle entretenimiento al público; oscila entre secuencias de buen ritmo y absurdas para dar cuenta de las tragicómicas incidencias que se exhiben. Cabe resaltar la manera en que se exponen las embarazosas peripecias en las que se ven involucrados los fornidos protagonistas, siempre desde el flanco que comprende el humor negrísimo y socarrón.
Pero el punto fuerte y primordial de la película radica en la particularidad de que las situaciones están basadas en hechos reales, y he aquí el motivo por el cual todo lo que parecía tan inverosímil como descabellado recobra valor como condimento extra y especial para que la proyección se gane unos puntitos más en su score final.

LO MEJOR: Wahlberg cumple nuevamente. Que se base en una historia real, por cierto muy extraña en sus resoluciones. Buenos gags.
LO PEOR: la duración podría ser menor. No enlaza todo el tiempo, tiende a la irregularidad.

PUNTAJE: 6,6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada