viernes, 19 de julio de 2013

Pacific Rim - Crítica


Acción, efectos y punto

Esta última entrega de Guillermo del Toro, director mexicano que supo destacarse por El Laberinto del Fauno, entre otras, nos permite visualizar una historia de calce Hollywoodense orientada a una temática bastante abordada últimamente: la peligrosidad del fin del mundo a manos de extravagantes criaturas que no hacen más que ocasionar destrucciones y asolaciones de ciudades enteras en tan solo cuestión de minutos.
En Pacific Rim hay mucho del clásico estereotipo de film japonés inclinado al enfrentamiento entre una suerte de robots manejados por seres humanos. Aquí, estos androides enormes denominados Jaegers parecen ser la única alternativa de defensa ante los invasores Kaijus, unos estrafalarios y gigantes monstruos bastantes duros de roer.


Interesante resulta el aspecto humano resaltado en los pilotos en cuanto a la conexión o lazo que debe unirlos para combinar fuerza, músculo y destreza en el combate; mientras que del lado “fofo”, pensante y cerebral encontramos a dos nerds científicos tan impulsivos como competitivos que aportan el costado carismático y levemente humorístico a la narración (Charlie Day y un excelentemente caracterizado Burn Gorman).
De trama sencilla y sin la contribución de nada sorprendente o llamativo, Titanes del Pacífico goza de unos FX que, si bien son formidables, no logran impactar netamente al espectador. Se abusa, como se esperaba, de la devastación indiscriminada de edificios, autos y todo aquello que esté en el camino del urbanismo propio de cada ciudad.
Entretenida aunque en su incursión final algo pesada por su previsibilidad, la cinta no logra ocasionar estados de suspenso y tensión dignos de devorarnos las uñas. Así y todo, aprueba gracias a su atractivo reparto actoral y a algunas que otras buenas secuencias de batalla.

LO MEJOR: los científicos, efectos. Se agradece la pequeña participación siempre bienvenida de Ron Perlman.
LO PEOR: no sorprende, no tensiona, no ofrece nada nuevo. Se hace extensa.

PUNTAJE: 6

8 comentarios:

  1. La verdad es que no me llaman mucho estas producciones tan mecanizadas. Supongo que entretendrá por sus buenos efectos, pero poco más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco, creo que es más de lo mismo en lo que respecta a la acción y demás. Tiene sus momentos entretenidos y destaco la calidad estética del film, pero nada que no hayamos visto.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Exacto, para el cine pero no deja nada extra para recordar.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Al contrario, gracias a vos por visitar el blog.

      Eliminar
  4. Hola,

    Finalmente conseguí ver esta película para poder hablar de la misma con conocimiento de causa y no sólo por mi reacción personal ante el cartel pasado por mi prisma de friki crepuscular (http://webicultura.com/pacific-rim-mechas-innecesarios/).

    Para mí cumple con creces el objetivo de entretenernos a base de tortas como panes del tamaño de Monte Rushmore, y eso para mí ya vale.

    Fue toda una sorpresa encontrarme com Burn Gorman (http://www.imdb.com/name/nm1218607/) de Torchwood e Idris Elba (http://www.driis.com/) de Luther.

    Me sobró un pelín esa rivalidad entre el prota y el piloto australiano (el del bull dog) como tampoco le encuentro un "sentido técnico" a la necesidad de los dos pilotos (Koji Kabuto menajaba Mazinger-Z sin ayuda de nadie). Eso sí, como dice Andrew Fox (http://www.fantasticalandrewfox.com/2013/07/30/pacific-rim-building-the-modern-kaiju/) es una excusa fantástica para sacarte subtramas de la manga.

    Por cierto, por qué tardan TANTO en usar la ESPADA?

    Atentamente, su webicultor de usted.
    Juan Vicente Mañanas Abad
    http://twitter.com/manyanasj
    http://webicultura.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan Vicente.
      Buena apreciación! Destaco, también como mencionás, la caracterización de Gornman, realmente Burn construye muy bien su personaje.
      La necesidad técnica de incluir dos pilotos es nula, hay más bien un intento por generar y mostrar química entre el dúo que manejará el Jaeger, e ir cimentando, de paso, un costado romántico a la pareja en cuestión.
      Lo de la espada, sin comentarios, jaja.
      Gracias por comentar! Saludos!

      Eliminar