viernes, 27 de junio de 2014

The Raid 2: Berandal - Crítica


Nuevo festival de acción

En el 2011, Gareth Evans salió mayoritariamente elogiado tras engendrar un carnaval desbordante de acción con el lanzamiento de The Raid: Redemption. Aquí vuelve a escribir y a posicionarse detrás de la cámara (con una notoria mejoría en cuanto a los recursos que maneja) para apostar a una secuela, con todo el desafío que ello le pueda implicar ante su predecesora, la cual obtuvo una buena cantidad de críticas positivas. Imprescindible resulta en The Raid 2: Berandal, la presencia de Iko Uwais, esa especie de máquina noqueadora indonesia. Con pros y contras, esta segunda parte es, en líneas generales, superior a la primera entrega.
Evans intenta ser un poco más profundo en cuanto a la trama que aborda. De hecho se vale de prácticamente dos horas y media de metraje contra los poco más de noventa minutos que portaba la proyección que abría el telón tres años atrás. Aprovechando su extensión, el director apela a escenas en donde los diálogos cobran mayor protagonismo, mientras que, lógicamente, el tiempo restante lo ocupan los estruendosos y sangrientos enfrentamientos cuerpo a cuerpo.


Mafia, engaño, traición y puja por el poder son algunos de los elementos que se utilizan para sacarnos y darnos respiro ante cada pasaje rebosante de adrenalina y entusiasmo. Nuestra implacable figura central (Iko Uwais), no tiene otra opción que interiorizarse en una banda pesada con el fin de proteger a su familia y descubrir la corrupción dentro de la fuerza de policía.
The Raid 2: Berandal, gana puntos en parangón con el anterior film en cuanto a locaciones y sitios en los que se llevan a cabo las peleas (bares, suburbios, callejones y hasta dentro de un auto). La cámara, inquieta y nerviosa, se desplaza de un costado a otro, de arriba hacia abajo, de forma ágil y dinámica para darle fuerza e imprimirle todavía más vértigo al vendaval de golpes de puño, patadas, martillazos y cuchillazos que se reparten “a troche y moche” entre los personajes.
Más allá de una esperada recurrencia a resoluciones exageradas y cuestionables, como también ocurría en el inicio de la saga, la película sale airosa en cuanto a todo lo que estreche la mano del apartado técnico. La ambientación de los escenarios coopera para facilitarle al espectador su visionado.
Entretenida más que nada para pasar un buen rato y, sin trascender, The Raid 2: Berandal invita al público a disfrutar de unas cuantas instancias de lucha, artes marciales e incluso persecuciones en donde Gareth Evans no escatima al momento de derramar y salpicar la pantalla de sangre.

LO MEJOR: bien filmada. Ágil, se percibe más firme y mejor elaborada que la primera entrega. Las escenas de acción, lógicamente.
LO PEOR: en los instantes en que se vuelve monótona. Exagerada y con cuestiones discutibles, propias del estilo del film. Extensa en metraje.
PUNTAJE: 6,5


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada