jueves, 3 de enero de 2013

Quiero matar a mi jefe (Horrible Bosses) - Crítica



Gran comedia, igual ritmo
El póster/banner ya atraía miradas, llamaba la atención. Si nos hallamos en un local de películas y tanteando dvds nos encontramos con la cajita de esta, casi seguro que no pasaremos de inmediato a la siguiente; pues Horrible Bosses cuenta con la presencia de actores muy distinguidos y con un arte de tapa más que bien elaborado, cuya conjunción hace que, mínimamente, nos detengamos unos segundos a observar o leer su sinopsis.
Bien, en lo que respecta a la parte práctica, táctil de la cinta, podemos asegurar que no se queda para nada atrás de lo que se esperaba. La historia de por sí está muy bien narrada, con una dinámica inicial individual de cada personaje que luego va uniendo uno con otro sin perder en ningún momento el ritmo, y aquí encontramos uno de los puntos claves del film. La temática acerca de la tirante relación entre jefe y empleado y las situaciones a las que se someten cada uno de los protagonistas con sus empleadores funciona y entretiene a la perfección.
Horrible Bosses es una comedia negra en donde las situaciones embarazosas están tan bien rematadas como las interpretaciones de cada uno de los brillantes actores que la componen. Kevin Spacey resulta tan odioso y carismático a la vez que logra robarse todas las miradas del espectador, y ni hablar del gran papel que lleva a cabo Jennifer Aniston en una suerte de dentista obsesiva-acosadora de su asistente.
En fin, si sos gustoso del género esta película te va a hacer pasar un rato muy pero muy entretenido y te va a sacar unas cuantas risotadas en diferentes escenas, obviamente contando con el aval de un elenco interesantísimo.

LO MEJOR: entretenimiento y risas garantizadas. Kevin Spacey, Jennifer Aniston, el agradable ritmo de la historia y las situaciones que se dan.
LO PEOR: si bien no falla como película graciosa, no genera carcajadas como otras comedias.
PUNTAJE: 7,70

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada